Uno de los materiales más utilizados en el negocio de la construcción es el PVC, el cual se compone de cloruro de polivinilo, y su variante CPVC que es cloruro de polivinilo clorado. Por ser materiales altamente resistentes, flexibles y duraderos, son utilizados en instalaciones hidráulicas, instalaciones eléctricas de edificios, casas, etc.


El cloruro de vinilo es una resina resistente a diversos factores como corrosión, presión, impactos, y en realidad presenta riesgos muy nulos de fisuras. Tienen alta resistencia eléctrica, por lo que pueden ser utilizados en la fabricación de diversos artículos como recubrimiento de cables telefónicos, cables industriales, tapices de paredes, suelo, losetas. Principalmente son conocidos porque con ellos se fabrican ductos y tuberías para riego. El CPVC (cloruro de polivinilo clorado) es muy similar al PVC, pero tiene una estructura más rígida, por lo que es utilizado en aplicaciones más específicas.


Algunas de las características del PVC son:


  • Baja conductividad térmica
  • Fácil manipulación e instalación
  • Alta resistencia mecánica
  • Resistencia a la corrosión
  • Resistencia a la electrólisis
  • Propiedades sonoras reductoras
  • Seguridad total en las uniones